Jueves, Agosto 21, 2014
   
Text Size
anunciatehc2013_01anunciatehc2013_02anunciatehc2013_03
  • John Deere
  • John Deere
  • John Deere
  • Syngenta
  • Summitagro
suscribetehc2013_01suscribetehc2013_02
header-julio2014 ed-anteriores v-digital

Fertilización y nutrición del cultivo de chile

hc28feb03Una alternativa viable para su mejor aplicación

 El chile es un fruto de sabor picante de la familia solanáceas. su origen se encuentra en méxico, centro y sudamérica. existen cientos de tipos, de tamaños, colores y formas. su consumo puede ser fresco, seco o en conserva y, dependiendo del uso, se considera verdura o condimento. 

De todos los ingredientes que conforman la cocina mexicana, el chile tiene un papel distintivo por su aportación como componente básico en casi todos los platillos, determinando su sabor, olor, color y textura. Además, tiene una gran tradición cultural, puesto que puede afirmarse que ha sido un ingrediente obligado de la cocina mexicana desde hace muchos años. A ello ha contribuido la diversidad de tipos de chiles que se cultivan en México y sus características tan diversas, particularmente en relación al grado de picor que pueden proporcionar cada uno de dichos tipos. Adicionalmente, en la actualidad se incursiona en la aplicación de sus propiedades en torno a cuestiones medicinales y nutrimentales, a partir de aislados obtenidos del compuesto responsable del picor, la capsaicina, lo que amplia enormemente sus potencialidades de uso.

 Dada la gran diversidad de tipos de chiles y su extensa variedad de usos, es evidente que su importancia económica en nuestro país es grande: se cultiva en muy diversas regiones agroecológicas, habiéndose generado especializaciones por zonas, según tipos específicos. En todo el país podemos encontrar zonas productoras importantes para los principales tipos de chiles como son: jalapeño, serrano, pasilla, ancho, mirasol, habanero, por mencionar solo algunos.

 Desde el punto de vista económico, el cultivo de esta hortaliza es el más importante en el estado de Aguascalientes. Las estadísticas para el ciclo primavera - verano del 2004 indican una superficie plantada de 1,385 has, cantidad muy superior a la superficie plantada con jitomate o al tomate verde. La producción de chile verde (aunque se comercializa en seco) fue de 4,805 toneladas para ese ciclo. El valor de la producción para ese año fue de 69’815,380 pesos.

 El cultivo de chile es también importante en los estados vecinos, con una superficie plantada de 4,546 has en Jalisco, 14,467 has en San Luis Potosí y 39,532 has en Zacatecas. Estas estadísticas no indican el tipo de chile producido, pero son típicos de la región los anchos, mirasol y pasilla.

 La producción de hortalizas en zonas áridas, como es el caso de Aguascalientes, depende del riego. El uso racional del agua está condicionado por la existencia de información que permita al productor manejar eficientemente el recurso. Ello exige prestar atención tanto a los aspectos referentes al diseño hidráulico y al equipamiento de los sistemas de riego que posibilitan ejercer un determinado control, así como a las aportaciones de agua necesarias según la etapa fenológica del cultivo.

 La técnica de cultivo en acolchado disminuye la evaporación desde el suelo. El riego por goteo facilita aplicar el agua y los nutrientes con la frecuencia que el complejo suelo-planta requiere.

 En Aguascalientes, el acolchado está promoviendo un aumento significativo de la productividad, mayor producción y de más calidad, con menor aporte de agua en el riego, así como mayores ingresos por superficie cultivada y por unidad de agua utilizada.

 Considerando todo lo anterior, es de suma importancia el desarrollo y evaluación de tecnologías que permitan mejorar de forma sostenida la producción y el manejo integral del cultivo del chile, en las que se tomen en consideración los avances en materia de fertirrigación, plasticultura, control fitosanítario, buenas prácticas agrícolas, etc., que proporcionen a los productores experiencias claras aplicables en la mejora de los cultivos y, por ende, en sus perspectivas económicas.

 Actualmente, se han desarrollado nuevos conceptos de calidad que incluyen, además de las características organolépticas y físicas de los productos agrícolas comercializados, aspectos como la inocuidad del producto y su impacto en el medio ambiente y han sido denominados como Buenas Prácticas Agrícolas (BPA’s).

 Las BPA’s en campo inician desde la elección adecuada del terreno y sus alrededores, la calidad del agua de riego, la aplicación de fertilizantes y plaguicidas, la higiene y sanidad del trabajador y las instalaciones sanitarias, el control de plagas y las prácticas personales, entre otros.

 Es muy recomendable llevar un registro o bitácora de todas las actividades realizadas en la parcela de producción durante todo el ciclo de cultivo y tener un historial de uso del terreno para cualquier cultivo que se establezca.

 Por otra parte, mucho se ha escrito sobre la ventaja estratégica de utilizar tecnologías de información para hacer más eficiente y eficaz la actividad agropecuaria. En todo el mundo, la aplicación de la computadora en la producción de alimentos ha sido un objetivo primordial para los centros de investigación, universidades, gobiernos, empresas transnacionales y productores agropecuarios; conscientes estos últimos que al aplicar y utilizar los avances tecnológicos se obtendrán mejores cosechas a precios competitivos y su distribución en los actuales mercados globales. En la agricultura moderna y tecnificada, la información es quizás el recurso más valioso. Una precisa y oportuna información es esencial en todos los pasos del proceso de producción, desde la planeación hasta la postcosecha. La información disponible a los agricultores incluye características del cultivo, propiedades del suelo, requerimientos de riego y fertilidad, poblaciones de malas hierbas, poblaciones de insectos, desarrollo y crecimiento de las plantas, datos de cosecha y de postcosecha.

 El productor agrícola debe ir en busca de la información y usar la que esté disponible en cada paso del proceso de producción de cultivos. Las modernas tecnologías en la agricultura es la segunda llave del éxito. La tecnología está evolucionando rápidamente y los agricultores deben de estar al día con los cambios que podrían ser beneficiosos en sus operaciones y actividades.

 FERTILIZA.XLS es una hoja de cálculo que fue diseñada y desarrollada a partir de la experiencia del autor como productor individual e investigador en el campo de la Nutrición de Cultivos, y profesor del curso de Nutrición Vegetal del programa educativo de Ingeniero Agrónomo de la Universidad Autónoma de Aguascalientes en México. El sistema calcula la fórmula óptima económica de fertilización a partir de los requerimientos de nutrientes por los diversos cultivos, la superficie de la parcela de producción y el rendimiento objetivo. El usuario captura el costo de los fertilizantes más comúnmente empleados en la producción en campo abierto, de la mezcla y flete a la parcela. Captura además el porcentaje del nutriente que quiere aplicar en la siembra y la eficiencia del fertilizante. La hoja de cálculo permite comparar el costo de los insumos de tres empresas distribuidoras de fertilizantes químicos de síntesis. El sistema es un soporte para la toma de decisiones de los productores en cuanto al manejo de la fertilización y nutrición de los cultivos producidos en campo abierto. Además, la hoja de cálculo se emplea como medio innovador en el proceso de enseñanza - aprendizaje de los alumnos del curso de Nutrición Vegetal.

 Entre los resultados más importantes se pueden destacar los siguientes: 

  • Identifica la mezcla de fertilizantes de menor y mayor costo.
  • Calcula los kilogramos del nutriente que demanda el cultivo en función de los requerimientos y la producción esperada.
  • Calcula los kilogramos del nutriente aplicados en función de los requerimientos del cultivo, la producción esperada y la mezcla de los fertilizantes.
  • Calcula los kilogramos por hectárea del fertilizante que se va a aplicar en la parcela de producción para la fertilización del suelo y la nutrición del cultivo.
  • Calcula los kilogramos por hectárea a utilizarse en la siembra, en la escarda y en el total de la superficie.
  • Calcula el total de los fertilizantes en función del cultivo, requerimientos de nutrientes, producción esperada, superficie y mezcla de fertilizantes.
  • Calcula el número de sacos a utilizar, lo que permite tomar decisiones en cuanto a la mezcla de los fertilizantes en siembra y costo del traslado a la parcela de producción.
  • Permite hacer comparaciones de costos de mezclas para tres empresas distribuidoras de fertilizantes químicos de síntesis.

El empleo de la hoja de cálculo es una herramienta muy poderosa para recomendar a los productores agrícolas, cual es la fórmula de fertilización más económica para la nutrición de sus cultivos en sus parcelas de producción a campo abierto, propiciando un beneficio directo para los agricultores y de forma indirecta para el medio ambiente, ya que el sistema recomienda la cantidad óptima del fertilizante para que la planta consuma los nutrientes contenidos en ellos en función de sus propias demandas, y que en consecuencia no se tengan aplicaciones excesivas de los fertilizantes los cuales pueden afectar la disponibilidad de otros nutrientes debido a las interacciones que entre ellos se presentan y además, que no se contamine al agroecosistema debido a un empleo excesivo de los fertilizantes.  HC

30HCfeb02

Fernando Ramos Gourcy

Universidad Autónoma de

Aguascalíenles,

Centro de Ciencias Agropecuarias,

Cuerpo Académico

en Producción Vegetal

Av. Universidad No. 940, 20100 Aguascalientes, Ags. México,

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

  • image
  • image
  • image

Busqueda de articulos

Login Form